Citroën P17 el auto que cruzó un continente

Citroën P17
12 noviembre, 2019
Publicado por: Luis Cazzullo

André Citroën siempre impulsó la innovación y la creatividad entre sus colaboradores. El fundador de la centenaria marca impulsó a sus ingenieros a ir por más, a salirse de los esquemas y a romper con los lineamientos tradicionales.

Para demostrar el ingenio de sus inventos, Citroën usó la publicidad con maestría. Con la necesidad de mostrar su marca como una de las más innovadoras, Citroën ideó sus Cruceros. Estos Cruceros consistían en travesías de miles de kilómetros a lo largo de diferentes continentes. Se realizaron tres en total: la primera travesía del Sahara (1922), el Crucero Negro (1924) y el Crucero amarillo (1931).

En este contexto de grandes travesía, nace el Citroën P17. Este fue un vehículo pensado para recorrer miles de kilómetros. Era fuerte, robusto y capaz de adaptarse a todo tipo de terreno.

El P17 fue producido entre 1921 y 1940, se registraron cerca de 10.000 unidades. Se destacaba por poseer un armazón de metal, con unas orugas traseras, que le otorgaban versatilidad para cualquier camino. En su momento, fueron empleados por el ejército francés y el polaco.

La mayoría de estos autocadenas tienen un uso tradicional: remolcar troncos o cañones. También eran usados en el campo para realizar tareas de arado. Incluso, eran usados para el transporte de turistas en las estaciones de deportes de invierno.

El Crucero Amarillo

Para demostrar la potencia y la versatilidad de estos vehículos, André Citroën se propuso cruzar el continente asiático. Uno de los grupos que participó en la travesía, estuvo equipado con Citroën P17.

En total fueron 315 días frente al volante, desde el 4 de abril de 1931 al 12 de febrero de 1932. Se recorrieron un total de 12.115 kilómetros. La mayoría de los materiales documentales y fotográficos todavía llevan el perfume de aventura de esta expedición.

Autor:

Luis Cazzullo

Licenciado en Comunicación Social. Soy Community Manager y Gestor de E-commerce en Fortunato Fortino.

Deja un comentario